Platicas pre-sacramentales

a2222

 

Los sacramentos son signos externos de la gracia interna, instituidos por Cristo para nuestra santificación. (Catechismus concil. Trident., n.4, ex S. Aug. “De Catechizandis rudibus”).

 

Las razones que subyacen un sistema sacramental son las siguientes:

 

Es conocida la enseñanza de Santo Tomás de Aquino que afirma que los sacramentos son signos rememorativos de la Pasión de Cristo, demostrativos de la gracia y prognósticos de la gloria futura. Todo ello tiene íntima relación con la vida, pues la muerte de Cristo constituye la victoria sobre el poder del pecado y de la muerte, la gracia es la vida verdadera ya en este mundo, y la gloria es la plenitud definitiva de la vida. Estas tres dimensiones corresponden a todo sacramento, aunque con el matiz propio de la gracia de cada uno de ellos.

 

Los sacramentos de la Reconciliación o Penitencia y de la Unción de los Enfermos constituyen el grupo de los así llamados “sacramentos de la salud”, “sanación” o “curación” (ver CEC. 1420ss.), porque suponen un grave quebrantamiento, ocurrido después del bautismo, sea de la salud espiritual, sea de la salud corporal de un cristiano. Los tres sacramentos de la iniciación cristiana, “el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía” vienen a ser el inicio, la madurez y el alimento de la vida nueva. Son, por así decirlo, la re-creación del hombre (Ef.4,24; Col.3, 10; 2Cor.3, 17; Gal.6, 15), el don de la adopción divina y de la participación en la naturaleza de Dios (2Pd. 1,4; Jn.6,53-57; 15,4-8), el inicio en la tierra de la vocación a la santidad y a la alabanza de la gloria de la gracia de Dios (Ef.1,3-14). Conviene tener presente que estos tres sacramentos que introducen en la vida de la gracia apuntan ya al destino final y total del hombre íntegro, en su alma y en su cuerpo, destino que es de vida eterna y gloriosa, no sólo de inmortalidad del alma, sino de resurrección corporal.

 

Los dos sacramentos del Orden y del Matrimonio son caracterizados como sacramentos que miran en forma especial al orden social de la comunidad cristiana (ver CEC n. 1534ss.). No es que los demás sacramentos tengan solamente una dimensión personal: afirmarlo sería prescindir de la enseñanza de San Pablo que ve a la Iglesia como “Cuerpo de Cristo” (Rm. 12,5; 1Cor. 10,17; 12,12; Ef.4,16; Col.2,19), y por lo tanto como una realidad comunitaria en la que existe una solidaridad que va mucho más allá de una simple membresía jurídica (ver LO 8 y 9). Todos y cada uno de los sacramentos comunican gracias que benefician no sólo a quien los recibe, sino que enriquecen y afirman los vínculos del Pueblo de Dios que son, ante todo, del orden de la vida en Cristo. Si se califican los dos Sacramentos del Orden y del Matrimonio como referidos a la vida social de la Iglesia, ello no es para excluir la dimensión social de los demás sacramentos, sino para afirmar que éstos dos juegan un papel especial en la estructura sacramental de la Iglesia.

 

a33333

 

– El Catecismo de la Iglesia Católica, en el número 1213 dice: El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu (“vitae spiritualis ianua”) y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión (cf Cc. de Florencia: DS 1314; CIC, can 204,1; 849; CCEO 675,1): “Baptismus est sacramentum regenerationis per aquam in verbo” (“El bautismo es el sacramento del nuevo nacimiento por el agua y la palabra”, Cath. R. 2,2,5).

 

111

 

Los jueves a las 8:00 p.m. en el Salón plazoleta (Casa de pastoral, entrada por la privada Revolución, por el portón gris; FAVOR DE NO TRAER NIÑOS).

 

Requisitos a presentar en la notaría parroquial:

– Acta de nacimiento del bebé.

– Copia del acta de matrimonio religioso de padrinos.

– Constancia de asistencia a pláticas prebautismales tanto de papás y padrinos

Nota: Presentar estos documentos a más tardar el viernes anterior al domingo en que se desea recibir el Bautismo.

Si tiene alguna duda sobre este sacramento, comuníquese a la Notaría Parroquial, al teléfono 781 3600 y 782 3766, en horarios de oficina (de 9:00 a.m. a 2:00 p.m.; y de 4:00 p.m. a 7:00 p.m.; miércoles cerrado por la tarde).

 

222

 

El Catecismo de la Iglesia Católica señala en el número 1322: La Sagrada Eucaristía culmina la iniciación cristiana. Los que han sido elevados a la dignidad del sacerdocio real por el Bautismo y configurados más profundamente con Cristo por la Confirmación, participan por medio de la Eucaristía con toda la comunidad en el sacrificio mismo del Señor.

 

Y en el número 1323: “Nuestro Salvador, en la última Cena, la noche en que fue entregado, instituyó el sacrificio eucarístico de su cuerpo y su sangre para perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el sacrificio de la cruz y confiar así a su Esposa amada, la Iglesia, el memorial de su muerte y resurrección, sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de amor, banquete pascual en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria futura” (SC 47).

 

Para recibir la primera comunión, es necesario estar debidamente preparado. En la parroquia la preparación para la primera comunión está estructurada de manera progresiva y gradual tipo escolarizado para niños de 6 a 9 años en los siguientes centros de catequesis:

 

Centro Espíritu Santo – sábados 4:00 p.m. (Templo Parroquial)

Centro Sagrado Corazón de Jesús – viernes 5:00 p.m. (Templo Parroquial)

Centro La Dolorosa – Sábados 11:00 a.m. (Capilla Dolorosa)

Centro San Juan Diego – viernes 5:00 p.m. Mariano Azuela # 647

Centro San Román Adame – Sábado 11:00 a.m. Priv. M. Doblado y Gpe. Victoria.

Centro San Rafael – Sábado 11:00 a.m. Cuaúthemoc y Matamoros

Centro San Salvador Lara – Sábado 11:00 a.m. Artículo 123 # 167

Centro Agustín Caloca – Sábado 11:00 a.m. Gonzalo Curiel y Clemente Orozco

Los Colegios Morelos y Niños Héroes forman parte de esta nueva estructura catequética gracias a la apertura de las coordinadoras de la pastoral de ambas instituciones.

 

Es necesario además presentar copia del acta de bautismo y comprobante original de la preparación del niño(a).

 

Antes de recibir la Primera Comunión, se ofrece a los candidatos una preparación intensiva de una o dos semanas para reforzar su formación, o bien, para profundizar algún aspecto específico. A esta formación intensiva le sigue un retiro espiritual llamado “Encuentro con Cristo” de tres o cuatro horas el cual finaliza con la celebración de la Eucaristía. Uno o dos días antes de la Celebración de la primera comunión se lleva a cabo un Acto Penitencial donde se prepara a los niños a recibir por vez primera el sacramento de la Reconciliación.

 

Los papás y padrinos reciben una catequesis en tres reuniones de formación y preparación previas a la recepción de algún sacramento por parte de sus hijos o ahijados.

 

Si desea conocer las fechas para la primera comunión, comuníquese a la Notaría Parroquial, al teléfono 781 3600 y 782 3766, en horarios de oficina (de 9:00 a.m. a 2:00 p.m.; y de 4:00 p.m. a 7:00 p.m.; miércoles cerrado por la tarde).

 

3333

 

La Confirmación

 

Señala el Catecismo de la Iglesia Católica: 1285 Con el Bautismo y la Eucaristía, el sacramento de la Confirmación constituye el conjunto de los “sacramentos de la iniciación cristiana”, cuya unidad debe ser salvaguardada. Es preciso, pues, explicar a los fieles que la recepción de este sacramento es necesaria para la plenitud de la gracia bautismal (cf OCf, Praenotanda 1). En efecto, a los bautizados “el sacramento de la confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma se comprometen mucho más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras” (LG 11; cf OCf, Praenotanda 2).

 

Para recibir el sacramento de la confirmación es necesario estar debidamente preparado. La catequesis para la confirmación está estructurada de manera progresiva y gradual tipo escolarizado y se imparte ordinariamente a niños de 10 a 12 años, también a adolescentes o jóvenes que no han recibido este sacramento. Los Colegios Morelos y Niños Héroes forman parte de esta estructura catequética gracias a la apertura de las coordinadoras de la pastoral de ambas instituciones. En la parroquia se imparte la preparación para este sacramento en la siguiente modalidad:

 

– Se tienen tres grupos de preparación en horarios diferentes: viernes a las 6:00 p.m., sábado a las 11:00 a.m. y a las 7:00 p.m.

 

– Los papás y padrinos reciben una catequesis de preparación previas a la recepción del sacramento por parte de sus hijos o ahijados en las “Misas de Transición” (cinco celebraciones posteriores a bloques temáticos).

 

– La preparación para este sacramento inicia en octubre y termina en abril, durante estos meses se asiste a 23 reuniones de preparación, a 5 misas de transición (junto con papás y padrinos), a la semana de ejercicios espirituales cuaresmales y a la semana de jóvenes y adolescentes (mes de octubre).

 

– Los niños que asisten a alguno de los centros de la parroquia y que después de recibir el sacramento de la eucaristía continúan con su preparación catequética quedan inscritos automáticamente para la preparación al sacramento de la confirmación.

 

– Los niños, adolescentes, jóvenes o adultos que después de recibir la primera comunión suspendieron su catequesis, tendrán que inscribirse a alguno de los grupos (sujetos a cupo) en la última semana de septiembre. Generalmente en las misas dominicales se avisan las fechas para la inscripción para la preparación de este sacramento.

 

444

 

– Participar en las misas de transición.

 

– Asistir a los ejercicios cuaresmales.

 

– Participar en la Semana de la Familia (mes de octubre).

555

 

Es necesario presentar desde el inicio de la preparación el nombre del padrino, copia del acta de bautismo y constancia de primera comunión.

 

– Participar en las misas de transición.

 

– Asistir a los ejercicios cuaresmales.

 

– Participar en la Semana de la Familia (mes de octubre).

 

– Si desea conocer las fechas para la inscripción a la preparación y para la administración de este sacramento, comunícate a la Notaría Parroquial, al teléfono 781 3600 y 782 3766, en horarios de oficina (de 9:00 a.m. a 2:00 p.m.; y de 4:00 p.m. a 7:00 p.m.; miércoles cerrado por la tarde).

 

6666

 

Catecismo de la Iglesia Católica no. 1601: “La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole, fue elevada por Cristo Nuestro Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados” (CIC, can. 1055,1).

 

Quienes desean recibir el sacramento del matrimonio deben seguir los siguientes pasos:

 

1. Infórmate en la notaría parroquial de tu parroquia y entrevístate con algún sacerdote que te ayude a planear adecuadamente tu boda.

 

2. Participa en la Escuela de Novios para que descubran tú y tu futuro esposo(a) la grandeza y el verdadero significado del matrimonio según la intención de Cristo y de la Iglesia.

Los jueves a las 8:00 p.m. en el Auditorio P. Rafael Aldrete. 10 sesiones (ciclicas)

Costo de Material por Pareja (pago único) $ 200.00

 

3. Terminada la Escuela de Novios acude a la notaría parroquial para que agendes tu presentación canónica. Los requisitos para la presentación canónica son:

 

– Copia original de bautismo con fecha reciente.

– Comprobante de confirmación.

– Fotografías tamaño credencial, 4 de cada uno.

– Dos testigos por cada uno de los novios, que no sean hermanos, que los conozcan por más de un año y que sean mayores de 18 años.

– Los papás de cada uno de los novios para dar su testimonio.

– Tener contemplado el matrimonio civil y presentar el acta del matrimonio civil en la notaría, antes de la boda.

– Si han vivido en Estados Unidos o viven allá, traer una carta original firmada por el párroco y con sello de la parroquia a la que pertenecen, donde conste su libertad y que no exista impedimento para celebrar el sacramento del matrimonio.

– Pagar el estipendio por la presentación en la notaría parroquial.
4. Realizada la presentación matrimonial, fija el día, la hora y el templo para tu boda. Si eliges un templo diferente a la parroquia donde te presentaste, pide el traslado matrimonial y llévalo a esa parroquia para que te den el permiso correspondiente para la celebración de tu boda.

 

5. Para la celebración de tu matrimonio ten en cuenta:

– Confesarse con tiempo, no el día de la boda, menos unos minutos antes de entrar a misa.

– Informar en la notaría los nombres de tus padrinos y testigos para la elaboración del acta matrimonial. Que los padrinos estén casados por la Iglesia.

– Preparar bien la liturgia de tu boda: lecturas, moniciones, peticiones, ofrendas, coro, etc.

– Recuerda que las ofrendas (pan, vino, flores, despensa, etc.,) se quedan en el templo y no son regalos para los novios (imágenes, Biblia, rosario, etc.).

– Pagar en la notaría el estipendio del acta matrimonial y la misa de tu boda.

– Ser puntuales el día de la boda.

– Participar con decoro en la celebración ustedes y sus invitados, ir con un vestuario honesto, se casan en un templo, no en un salón de fiesta.

 

 

 

 

TRIPTICO-PRE-MATRIMONIALES